Ir al contenido principal

Mueren catorce civiles en un nuevo ataque en el oeste de Etiopía



El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed




El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - -/Kremlin/dpa - Archivo
MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos catorce personas murieron el martes en un ataque ejecutado en la localidad etíope de Gublak Kebele, en la región de Benishangul-Gumuz (oeste), según han confirmado este jueves las autoridades, en medio del repunte de la violencia en esta zona del país africano.

El jefe de la oficina de Paz y Seguridad regional, Gashu Dugaz, ha indicado que las fuerzas de seguridad han llevado a cabo una operación en respuesta al ataque que se ha saldado con la muerte de catorce sospechosos y con el arresto de otros dos, tal y como ha recogido el diario etíope 'Addis Standard'.

Asimismo, ha señalado que las fuerzas de seguridad se incautaron cinco fusiles de asalto tipo Kalashnikov y diez armas de fabricación artesanal. Gashu ha manifestado que entre las víctimas del ataque del martes hay un extranjero, si bien no ha facilitado su nacionalidad.

Las autoridades han emitido una orden para que los residentes de Dangur y Guba, especialmente afectados por la reciente violencia, limiten sus movimientos y no participen en actividades agrícolas. Las fuerzas de seguridad están escoltando además a los vehículos de transporte público en la zona.

El gubernamental Partido de la Prosperidad anunció a finales de septiembre el cese de alrededor de 40 funcionarios de la región de Benishangul-Gumuz tras los recientes enfrentamientos intercomunitarios, que han dejado decenas de muertos y miles de desplazados.

Las Fuerzas Armadas se desplegaron en algunas zonas de Benishangul-Gumuz después de que al menos 140 personas muriesen y varias miles tuviesen que abandonar sus hogares por otros ataques previos registrados este mes. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima que Etiopía tiene más de 1,8 millones de desplazados internos.

La violencia de carácter étnico ha ido en aumento en los últimos meses en Etiopía, donde las reformas y las medidas de reconciliación del primer ministro, Abiy Ahmed, parecen haber tenido como consecuencia precisamente mayores tensiones entre los distintos grupos étnicos que componen el país, el segundo más poblado de África.

Este nuevo estallido de violencia se produjo tras las mortíferas manifestaciones de junio a raíz del asesinato del famoso cantante oromo Hachalu Hundessa. Unas 200 personas murieron y unas 9.000 fueron detenidas, según la Comisión de Derechos Humanos etíope.

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible