Ir al contenido principal

La izquierda latinoamericana celebra la victoria del MAS en Bolivia

1000x563_cmsv2_e670b841-1b04-5096-86d2-9

La victoria del MAS en Bolivia ya es indiscutible. Aún sin resultados finales, partidarios y detractores, reconocen que el Movimiento al Socialismo, el partido de Evo Morales, volverá a gobernar el país de la mano de Luis Arce tras imponerse en primera vuelta.

Victoria con sabor a revancha política

En El Alto, gran bastión del MAS, saborean esta victoria como una revancha política, casi un año después de la salida abrupta de Morales de Bolivia, tras unas elecciones fallidas tachadas de fraudulentas.

"Profundamente respiramos porque ahora hemos recuperado nuestra verdadera democracia", dice una mujer en El Alto.

Carlos Mesa: "Aceptamos el resultado"

El principal rival de Arce, Carlos Mesa, ha reconocido su derrota y acepta el resultado.

"El resultado de ese conteo rápido es muy contundente y muy claro (...) Es un resultado que aceptamos y es un resultado que aceptamos que, dada la distancia entre la distancia entre el primero y el segundo, no va a modificarse cuando conozcamos los resultados finales".

Satisfacción entre los líderes de la izquierda latinoamericana

Los líderes de la izquierda latinoamericana no esconde su satisfacción.

Para el presidente argentino, Alberto Fernández, que acoge a Morales en su país, esta victoria es una "buena noticia para quienes defendemos la democracia en América Latina" y "un acto de justicia ante la agresión que sufrió el pueblo boliviano".

Desde Venezuela, Nicolás Maduro opina que "El pueblo unido derrotó con votos el golpe de Estado que le dieron a Evo". En el mismo sentido se expresa Miguel Díaz-Canel. Para el mandatario cubano "renace el ideal bolivariano".

En cuanto al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, celebra que "un grave conflicto se haya resuelto por la vía pacífica y democrática".

Alivio por la tranquilidad con la que se han celebrado los comicios

Felicitaciones también de la OEA, de la ONU y la Unión Europea por la calma con la que se han celebrado estas elecciones. En Bolivia, muchos respiran aliviados al comprobar que no se ha producido la temida revuelta social.

"Ha habido harta tranquilidad, porque todos pensaban que iba a haber convulsión, pero todo está tranquilo", dice una mujer en La Paz.

El voto oculto de la clase media que quiere tranquilidad y estabilidad

Todo apunta a que el MAS debe su victoria no solo al voto indígena y popular, sino también al voto oculto de una parte de la clase media deseosa de que el país vuelva a la calma tras meses trágicos de pandemia y naufragio económico.

"Contento, porque queremos la estabilidad económica y la pacificación en Bolivia", dice un hombre en La Paz.

Luis Arce se enfrenta al reto de dirigir una Bolivia muy diferente de la de hace un año

No obstante, Luis Arce, el heredero político de Evo Morales y artífice de su política económica, lo tendrá difícil como presidente, pues la Bolivia de hoy es muy diferente de la de hace un año.

La otra gran cuestión es qué hacer con el expresidente Evo Morales, que desea regresar cuando antes a casa. En el MAS, algunos dudan de que sea prudente permitir que vuelva en este momento.

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible