Ir al contenido principal

Organizaciones advierten de que dos años después de la paz en Sudán del Sur la situación se deteriora

fotonoticia_20200916160531_1024.jpg

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El acuerdo de paz en Sudán del Sur ha cumplido dos años y, aunque algunos grupos armados han cesado sus actividades, en el último año se ha recrudecido la violencia intercomunitaria lo cual, sumado a la pandemia de coronavirus y a las recientes inundaciones está agravando la situación humanitaria en el país, han alertado Save the Children y World Vision.

Según ambas ONG, el país se enfrenta a "una de las crisis más complejas del mundo". Más de 7,1 millones de personas, incluidos 4,1 millones de niños, siguen necesitando con urgencia ayuda humanitaria vital, una cifra que no ha cambiado sustancialmente desde 2018 y que de hecho estaría empeorando.

El número de incidentes de conflictos entre comunidades entre el 1 de enero y el 31 de julio de este año supera los totales anuales registrados en 2013-2016 y 2018-2019, y está próximo a alcanzar o superar el total anual registrado en 2017, han destacado.

Solo en Jonglei, los recientes enfrentamientos entre miembros de distintos grupos étnicos se han saldado, según la ONU, con al menos 600 muertos, probablemente, más y han desplazado a 160.000 personas. De acuerdo con la Misión de la ONU en Sudán de Sur (UNMISS), en el segundo trimestre hubo más civiles muertos y heridos en todo el país que en el primero.

Por otra parte, el país registra los peores dados de inseguridad alimentaria desde 2014. Actualmente hay 25 condados afectados por la violencia y las inundaciones en nivel cuatro de un total de cinco, siendo este último el de hambruna, un escenario que no está descartado si no llega asistencia alimentaria en los próximos meses, según las ONG.

Además, las inundaciones provocadas por las lluvias dejan ya más de 600.000 desplazados, además de haber destruido más de 11.000 toneladas de cereales y 1,4 millones de cabezas de ganado, eliminando los alimentos y la riqueza de los hogares.

A esto se añade, según han explicado las ONG, el que el tipo de cambio alcanzó un récord de 400 libras sursudanesas por dólar en el mercado paralelo, después de que el Banco Central de Sudán del Sur se quedó sin reservas de divisas. Esto ha paralizado las cadenas de suministro locales y la capacidad de las familias para comprar artículos de primera necesidad.

IMPACTO EN LOS NIÑOS

Save the Children y World Vision han llamado la atención sobre el impacto que todo ello está teniendo en los niños. Más de 100 menores fueron víctimas directas de la violencia entre comunidades en los últimos tres meses y unos 350.000 menores de cinco años padecen desnutrición grave y aguda.

Además, la ONU ha constatado un aumento en los secuestros de niños donde la violencia entre comunidades se ha disparado, al mismo tiempo que las medidas de prevención frente a la COVID-19 han limitado severamente los servicios de protección infantil. Por ejemplo, se han suspendido los servicios integrales de reintegración y apoyo psicosocial para más de 750 niñas y niños anteriormente asociados con fuerzas y grupos armados.

A pesar de todas estas necesidades, según han lamentado ambas ONG, la distribución de ayuda humanitaria se está viendo obstaculizada por el deterioro de la seguridad. Así, las restricciones de acceso aumentaron un 22 por ciento entre abril y junio de 2020, en comparación con el mismo período del año pasado, y dos trabajadores humanitarios que brindaban servicios de salud fueron asesinados en julio.

PETICIONES

Así las cosas, ante la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para hablar sobre Sudán del Sur, las dos ONG han defendido que el organismo debe garantizar que se dé prioridad a la situación humanitaria en el país y adoptar medidas de presión sobre el Gobierno de unidad con el fin de reducir la violencia y facilitar mejor la asistencia humanitaria y para el desarrollo.

A los países donantes, ambas organizaciones les han reclamado que financien por completo los casi 1.900 millones de dólares solicitados para este año para la asistencia humanitaria, de los que solo se han recibido el 32 por ciento, "asegurando que se dé prioridad a la protección y los servicios esenciales para los niños".

Además, han reclamado que se aborde urgentemente la inseguridad alimentaria, no solo mediante la entrega de asistencia alimentaria a los más vulnerables, sino también mediante la ampliación de estrategias e inversiones para la recuperación o mejora de la producción agrícola, la recuperación y protección del ganado y la infraestructura vial para atender los mercados.

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible