Ir al contenido principal

Francia endurece las restricciones ante el repunte de contagios de coronavirus

1000x563_cmsv2_b5786938-e3c9-59ee-877c-0

Después de Lille, Marsella y Burdeos, el Gobierno francés se prepara para un endurecimiento de las restricciones sanitarias en varios territorios ante el repunte de la pandemia de la COVID-19, mientras que los franceses muestran su escepticismo sobre su estrategia.

El ministro de Sanidad francés Olivier Véran detallará este jueves en una rueda de prensa la política para frenar el contagio.

En concreto, Véran deberá enumerar los territorios en los que las cifras de infección van en aumento y que podrían ser objeto de nuevas restricciones sanitarias. Entre las metrópolis en el punto de mira podría estar la ciudad de Lyon, la tercera en número de habitantes del país.

Las restricciones más estrictas se anunciaron el pasado lunes en Marsella y Burdeos, ante el creciente número de contagios que estaba empezando a ejercer presión en los servicios de salud regionales.

En Burdeos, el máximo responsable del Gobierno de la región anunció la prohibición de las reuniones de más de 10 personas en parques públicos, a lo largo del concurrido río de la ciudad y en las playas. También prohibió las ferias y las fiestas de barrio.

En Marsella, la segunda ciudad más grande de Francia después de París, el gobierno regional anunció una serie de restricciones similares y la cancelación de un festival internacional de 11 días.

Además se prohibieron las fiestas de estudiantes y se suspendieron los viajes escolares. Los espectáculos y otros eventos en salones públicos, en carpas y arenas deportivas se limitaron a 1.000 personas, que deben estar sentadas y separadas.

Francia está registrando un aumento del número de casos y de hospitalizaciones. El lunes se registraron casi 8.000 nuevos casos y en los últimos siete días 2.713 pacientes fueron hospitalizados y 479 admitidos en cuidados intensivos.

El Gobierno no solo debe responder a este repunte sino también superar la creciente desconfianza de la población. Casi uno de cada dos franceses piensa que el Ejecutivo "no toma suficientes precauciones" y el 62% "no confía" en él para combatir la epidemia, 6 puntos más que a finales de agosto, según una encuesta de Elabe para la televisión francesa BFMTV.

Entre los puntos criticados está la aplicación Stopcovid que, según admitió Attal, "no ha encontrado su público", con menos de 3 millones de descargas. Priorizar la realización de pruebas para los que utilizan la aplicación "no está en la agenda", añadió.

Para acelerar la detección de los casos, el Gobierno acaba de autorizar pruebas rápidas RT-PCR.

Peligra la vuelta a las clases

El comienzo del año escolar y universitario sigue siendo de alto riesgo. Un total de 81 escuelas y cerca de 2.100 clases han vuelto a cerrar desde el comienzo del año escolar. Pero esto representa sólo "el 0,13% de las 60.000 escuelas del país", dijo el ministro de Educación Jean-Michel Blanquer.

El Estado francés mantendrá sus poderes excepcionales para restringir las reuniones y los viajes, ya que el Consejo de Ministros aprobó la semana pasada un proyecto de ley que prorroga estas autorizaciones por seis meses, hasta abril de 2021.

Esta medida permitió anunciar el lunes las medidas más restrictivas en Marsella y Burdeos.

Pero el Gobierno quiere hacer todo lo posible para evitar un nuevo confinamiento y un nuevo parón en la vida económica.

En su determinación por demostrar que es necesario aprender a "vivir con el virus", Emmanuel Macron ha querido respetar la tradición de seguir una etapa del Tour de Francia, asistiendo la semana pasada a la final de la 17ª etapa que finaliza en el Col de la Loze, sobre la estación de Méribel (Saboya).



Euronews

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible