Ir al contenido principal

ACNUR y PMA amplían su programa de asistencia alimentaria de emergencia para personas refugiadas en Libia



fotonoticia_20200921172853_1024.jpg

MADRID, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han anunciado la ampliación del programa de asistencia alimentaria de emergencia para los refugiados y solicitantes de asilo en Libia como respuesta a los graves efectos socioeconómicos de la pandemia de COVID-19 y del conflicto en curso en el país africano.

La alianza entre los dos organismos, iniciada en junio, prestará ayuda alimentaria a la población de Trípoli y de zonas de fuera de la capital, entre ellas Zawiya, Misrata, Bengasi y Zwara. En estas áreas, un 73 por ciento de los encuestados por el PMA informaron de que no tenían comida en casa, mientras que el 69 por ciento no había tenido dinero para comprar comida en el último mes, y la mayoría reportó utilizar frecuentemente estrategias de supervivencia negativas tales como saltarse comidaspara adaptarse a la escasez.

El aumento de los casos de coronavirus en Libia, que han pasado de 200 reportados en junio a casi 28.000 en la actualidad, las restricciones de movimiento y los toques de queda para frenar el brote, junto con el conflicto y la crisis económica que afronta el país, han provocado un fuerte aumento de los precios de los alimentos, a lo que se suma la dificultad de los refugiados y solicitantes de asilo de encontrar trabajo diario para mantenerse.

El coste de una cesta con los productos para cubrir las necesidades básicas de una familia, incluidos los alimentos, era un 19,2 por ciento más caro en agosto que en marzo, cuando se registraron los primeros casos de coronavirus en Libia. Por otro lado, los precios del combustible para cocinar aumentaron un 66,7 por ciento en agosto en comparación con el mes anterior.

"En tiempos como estos, cuando satisfacer las necesidades básicas es cada vez más difícil, la asistencia alimentaria se convierte en un imperativo aún mayor", ha asegurado el representante y director del PMA en Libia, Samer Abdel Jaber. Por eso, los destinatarios de este programa recibirán alimentos listos para consumir y producidos localmente "para apoyar la economía local".

Los paquetes de alimentos de emergencia altos en micronutrientes que no necesitan ser cocinados contendrán comida suficiente para un mes y cubrirán el 53 por ciento del requerimiento calórico de una persona.

"La pandemia del coronavirus ha afectado nuestras comidas diarias", explica Bashir, un refugiado de 29 años proveniente de Sudán que llegó a Libia para trabajar como jornalero. "No hay trabajo, por lo que no hay dinero. No podemos comprar comida. Algunos días, si podemos pedir prestado un dinar, compramos pan sólo para llenar nuestros estómagos. Esa es la comida con la que sobrevivimos", relata.

Está ampliación del programa de distribución de alimentos, apoyada por el Fondo Fiduciario de Emergencia de la Unión Europea para África (EUTF África), comenzó el fin de semana en el punto de distribución del PMA en Zawiya y, en la segunda fase, ayudará a 6.000 refugiados y solicitantes de asilo, llegando a asistir a 10.000 personas hasta finales de este año.

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible