Ir al contenido principal

Marea negra en Mauricio

1000x563_cmsv2_772f973b-7cc9-5ceb-8523-9

El gobierno de la isla de Mauricio ha declarado emergencia ambiental por el vertido de un petrolero

Ha pedido asistencia a Francia tras encallar el 25 de julio el buque MV Wakashio, de propiedad japonesa y bandera de conveniencia panameña.

El petrolero sigue varado frente a la zona conocida como Pointe d'Esny, su tripulación ha sido evacuada.

Vecina del departamento francés de La Reunión, Mauricio se ve golpeada en su industria mayor, el turismo que llega atraido por las aguas del Índico, ahora contaminadas.

Pravind Jugnauth, primer ministro de Mauricio explicó:"Vamos a hacer un llamamiento a la Isla de la Reunión, a Francia, a Naciones Unidas y a otros países para que nos ayuden, porque aquí no tenemos ni experiencia ni capacidad para hacer frente a una catástrofe como esta".

El vertido pone en grave riesgo arrecifes, playas y albuferas de Mauricio.

El buque cisterna llevaba 200 toneladas de diesel y 3800 de petróleo.



Estado de emergencia medioambiental

El primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth, ha declarado este viernes el estado de emergencia medioambiental por el vertido provocado por un carguero de una compañía japonesa que encalló el mes pasado frente a la costa de la popular isla turística, por causas bajo investigación.



Además, Jugnauth ha informado a través de su cuenta de Twitter de que ha pedido ayuda a Francia para reflotar la embarcación, porque Mauricio "no tiene habilidades ni experiencia" para hacerlo.



Marea negra, playas ennegrecidas y vida marina muerta han abierto las portadas esta semana de periódicos como L'Express, con un derrame que, según ONGs como Greenpeace, tendrá "consecuencias devastadoras"



El 'MV Wakashio', de bandera panameña, encalló alrededor del 25 de julio y ahora está derramando toneladas de diesel y petróleo en el océano, parte de su cargamento de 4.000 toneladas, afectando a miles de especies en las lagunas vírgenes de Blue Bay, Pointe d'Esny y Mahebourg.





Los 20 integrantes del carguero se encuentran sanos y salvos mientras las ONG locales, como Mauritian Wildlife Foundation, están ya colaborando con las autoridades para salvar lo que pueden, según su directora ejecutiva, Deborah de Chazal.



La empresa, propiedad de Nagashiki Shipping en Okayama, Japón, ha instalado barreras para recolectar el petróleo cerca de los restos del naufragio y otras para proteger algunos sitios clave, incluido el Parque Marino Blue Bay", ha explicado De Chazal.



"También estamos trayendo ayuda y equipo desde el extranjero, ya que la isla de Mauricio tiene un equipo limitado en el país para abordar el derrame de petróleo. Tengo entendido que hay discusiones para ver si el petróleo restante se puede extraer del naufragio", ha indicado.



El ministro de Medio Ambiente, Kavydass Ramano, ha declarado que "el país se enfrenta a una situación ambiental sin precedentes", y que los trabajadores se encuentran examinando el casco de la nave para detectar nuevas grietas. También se ha establecido un puesto de mando para supervisar la situación, según comentarios recogido por la web oficial del Gobierno.



Euronews

DPA

Europa Press

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible