Ir al contenido principal

La CIDH urge a Argentina a investigar una denuncia por torturas a un joven con una picana eléctrica en una comisaría

El menor, de 17 años, fue sometido a golpes y vejaciones durante 9 horas.

La CIDH urge a Argentina a investigar una denuncia por torturas a un joven con una picana eléctrica en una comisaría
RT. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó los golpes y torturas recibidos por un adolescente de 17 años en una comisaría de la provincia de Buenos Aires (Argentina) y urgió a las autoridades a investigar lo ocurrido.

Según denunció el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT), el joven fue sometido a descargas con una picana eléctrica en la dependencia policial 6ª de la ciudad de La Plata, donde había sido detenido, el pasado 25 de julio, acusado de ser cómplice de un robo. El chico fue obligado a permanecer "de pie durante más de nueve horas", mientras padecía vejaciones, según denunció penalmente la Comisión Provincial por la Memoria (CPM).

"La CIDH urge al Estado de Argentina a investigar y sancionar a los responsables, así como a adoptar medidas a fin de evitar que se repitan hechos similares", señaló el organismo.

La Comisión, que depende de la Organización de Estados Americanos (OEA), subrayó además que en este caso las torturas y malos tratos constituirían "particular negación de principios internacionales y regionales de protección de derechos de niños, niñas y adolescentes". Por ello, instó al Estado argentino a investigar y sancionar a los responsables, así como a "adoptar medidas a fin de evitar que se repitan hechos similares".

Los apremios ilegales de los que fue víctima el joven fueron grabados por los propios policías de la seccional 6ª, a quienes la Justicia procesó e investiga por 'apremios ilegales'.

En las imágenes, se puede observar cómo un agente indaga al detenido bajo la amenaza de una picana eléctrica, que hace sonar para infundir temor en la víctima.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SU SENSIBILIDAD

La violencia policial no cesa

Este llamado de atención al Gobierno argentino sobre los abusos policiales en el contexto de la pandemia de coronavirus, se suma al reclamo por la desaparición de Facundo Castro, un joven que el 30 de abril fue retenido por la policía dos veces por violar la cuarentena.

La familia de Castro sostiene que lo tuvieron cautivo en una dependencia policial de la localidad de Origone, también en la provincia de Buenos Aires, pero las autoridades lo niegan. Allí, el viernes fue encontrado un objeto colgante de madera, con forma de sandía, que según Cristina Castro, mamá del joven, era un regalo de su abuela, informó el diario Página/12.

Crece la violencia institucional en Argentina: ¿el Gobierno podrá contener a los uniformados?
Además, denunciaron una serie de irregularidades durante los inicios de la investigación, que estuvo en manos de la misma Policía Bonaerense implicada en el caso. Tras varios reclamos, tanto la búsqueda como las pesquisas están ahora a cargo de la Policía Federal.

La situación no es exclusiva de Buenos Aires, sino que se repite a lo largo de todo el territorio argentino. Recientemente, el Ministerio de Seguridad de la provincia de Tucumán ordenó investigar una comisaría de la ciudad de Famaillá por presuntos maltratos contra 28 presos, publica la agencia Télam.

En ese mismo distrito, el 24 de junio pasado, Ceferino Nadal, un hombre de 43 años, murió asfixiado por la rodilla de un uniformado que acababa de apresarlo, de la misma manera que fue asesinado George Floyd en EE.UU.  

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible