Ir al contenido principal

Un tribunal de Malaui condena a penas de cárcel a nueve personas por posesión ilegal de marfil y escamas de pangolín



Un pangolín malayo y su madre en el Safari Nocturno de Singapur. 2 de octubre de 2014




Un pangolín malayo y su madre en el Safari Nocturno de Singapur. 2 de octubre de 2014 - XINHUA/THEN CHIH WEY - Archivo
MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Malaui ha condenado este martes a penas de cárcel a siete ciudadanos chinos y dos de Malaui por posesión ilegal de marfil, cuernos de rinoceronte y escamas de pangolín, tras una operación contra el tráfico de fauna salvaje en el país africano.

Un tribunal de la capital, Lilongüe, ha sentenciado a once años de cárcel a dos ciudadanos chinos por posesión de estos materiales y por posesión ilegal de armas de fuego, mientras que otros cinco ciudadanos del gigante asiático han recibido penas de entre tres y siete años de cárcel.

Por su parte, dos ciudadanos de Malaui han recibido sentencias a penas de un año y medio de cárcel por poseer productos de marfil y dientes de hipopótamo, según ha informado el diario 'The Daily Times', que ha agregado que las autoridades se han incautado todos estos productos.

El fiscal Andy Kaonga ha aplaudido el fallo, algo que también ha hecho el director de Parques Nacionales y Fauna, Brighton Kumchedwa, quien ha destacado el papel de todas las personas que han logrado "un procedimiento exitoso en este caso histórico".

"Es fundamental que los criminales contra la fauna esperen sentir todo el peso de la ley y el mensaje debe ser claro: Malaui no es ya un patio de recreo (...) para los que explotan el patrimonio natural, dañan la economía, incitan a la corrupción y suponen un riesgo para la seguridad nacional", ha zanjado Kumchedwa.

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible