Ir al contenido principal

El PMA pide 250 millones de dólares para evitar que el 60% de los zimbabuenses sufra inseguridad alimentaria

fotonoticia_20200730142910_1024.jpg

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha solicitado este jueves 250 millones de dólares adicionales para evitar que hacia final de año 8,6 millones de zimbabuenses, el 60 por ciento de la población del país, sufra inseguridad alimentaria.

"Con la COVID-19 agravando la ya grave crisis de hambre en Zimbabue, el Programa Mundial de Alimentos ha solicitado 250 millones de dólares adicionales para expandir rápidamente el operativo de emergencia", ha dicho la agencia de la ONU en un comunicado.

La previsiones del PMA auguran que hacia final de año el número de zimbabuenses en inseguridad alimentaria, es decir, que no saben si podrán hacer su próxima comida, habrá aumentado casi un 50 por ciento hasta alcanzar los 8,6 millones de personas, "un abrumador 60 por ciento de la población".

El PMA lo ha achacado a "los efectos combinados de la sequía, la recesión económica y la pandemia" de coronavirus. "Muchas familias zimbabuenses están sufriendo los estragos del hambre y su situación empeorará antes de mejorar", ha avisado la jefa del PMA para el sur de África, Lola Castro.

La subsistencia de las familias agricultoras de Zimbabue, que representan tres cuarta partes de los hogares y producen la mayor parte de la comida destinada al consumo nacional, se ha visto amenazada por la tercera sequía consecutiva de este año, lo cual "presagia incluso más hambre a principios de 2021.

La hiperinflación, "síntoma de la profunda crisis económica del país", ha empujado los precios de los productos básicos por encima del poder adquisitivo de muchos zimbabuenses. El mes pasado, el precio del maíz se duplicó en Harare. Con ello, "cada vez más familias desesperadas comen menos y venden sus preciados bienes y se endeudan".

En este contexto, el PMA está promoviendo los cultivos resistentes a la sequía pero igual de nutritivos, como el sorgo y el mijo, en el marco de "una campaña para ayudar a las comunidades vulnerables a construir resiliencia ante los crecientemente frecuentes impactos del cambio climático".

La agencia de la ONU ha señalado un tercer elemento de la crisis que encaran los zimbabuenses, ya que el confinamiento impuesto para frenar el contagio del coronavirus, que se reforzó la semana pasada, ha provoca una pérdida masiva de empleo en las zonas urbanas, lo que ha empujado a trabajadores de las ciudades al ámbito rural.

El PMA pretenden ayuda a cuatro millones de las personas más vulnerables en Zimbabue este año, para pasar a cinco millones en enero, pero para ello necesita el apoyo internacional. Este mes, la falta de dinero ha provocado que el PMA solo pueda llegar a 700.000 de los 1,8 millones de beneficiarios previstos.

"Necesitamos que la comunidad internacional acelere el paso ahora para ayudarnos a prevenir una potencial catástrofe humanitaria", ha reclamado la directora regional del Programa Mundial de Alimentos.

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible