Ir al contenido principal

Dos años de la tragedia de Ática

El 23 de julio de 2018, en medio de una ola de calor y en apenas unas horas, un incendio de inmensa proporciones devoró varias localidades de la región de Ática, en el este del país, matando a 102 personas.

Grecia quedó conmocionada, decenas de familias diezmadas y muchos supervivientes, en especial los más pequeños, profundamente traumatizados


1000x563_cmsv2_8fb03e12-5f9d-5152-855a-a



Euronews.- Dos años nos separan de las imágenes de los dramáticos incendios, pero el dolor que causaron en Grecia sigue siendo el mismo. El 23 de julio de 2018, en medio de una ola de calor y en apenas unas horas, un incendio de inmensa proporciones devoró varias localidades de la región de Ática, en el este del país, matando a 102 personas.

Grecia quedó conmocionada, decenas de familias diezmadas y muchos supervivientes, en especial los más pequeños, profundamente traumatizados. Es el caso de Afrodita Hatzianastasiadi:

"Sufrí estrés postraumático y creo que poco a poco lo estoy superando. Han sido dos años muy difíciles, en especial durante los primeros días, cuando tuvimos que enfrentarnos a imágenes de cadáveres, que había que ver y con las que había que convivir. Nunca se fueron, ese sentimiento sigue ahí", afirma.

Para muchos jóvenes aún sigue siendo difícil hablar de lo que ocurrió un día en el que, aseguran, todos envejecieron abruptamente:

"Cada uno de nosotros tuvo que enfrentarse a cosas y situaciones que no podía manejar por su edad, como estar en la playa sin saber si tus padres están vivos o muertos, porque están tratando de salvar tu casa y hay pánico. Tuvimos que ser lo suficientemente maduros y dejar atrás nuestra adolescencia o nuestra infancia y hacer lo que nuestras madres harían por nuestros hermanos o nuestros primos", explica otra joven llamada Lydia Kavalierou.

Aunque con el paso del tiempo la naturaleza ha salpicado de verde la tierra quemada, la indignación borra cualquier resquicio de esperanza: la prensa griega denuncia que Gobierno y Bomberos torpedearon la investigación repetidamente.

"Nuestras heridas siguen sangrando", afirma Giorgos Spanos, escritor y residente en la zona afectada. "Todavía hay mucho dolor, y mucha ira, hacia todos. Todos los residentes son un ejemplo de resistencia, por lo que pasaron, no sólo ese día, sino durante los meses posteriores a la tragedia, hasta averiguar con quién, cuándo y cómo comunicarse con el Gobierno para poner las cosas en orden".

"Dos años después de la tragedia de Mati, los supervivientes siguen pidiendo lo mismo: justicia para los 102 fallecidos, para los heridos y para las personas que perdieron sus casas. Aseguran que nadie ha hecho nada para calmar su rabia", concluye la reportera de euronews Fay Doulgkeri.

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible