Ir al contenido principal

AI alerta de un nuevo "desastre humanitario" si continúan los ataques contra civiles en Malí



fotonoticia_20200709054111_1024.jpg

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional (AI) ha alertado este miércoles de un nuevo posible "desastre humanitario" si continúan los ataques contra la población civil en el centro de Malí, al mismo tiempo que ha solicitado una investigación "inmediata" sobre los asesinatos de una treintena de personas hace una semana en el distrito de Bankass.

"Si los ataques continúan durante la temporada de lluvias, que alcanza su punto máximo en julio y agosto, se corre el riesgo de socavar el derecho al trabajo y el derecho a la vida de muchos agricultores", ha avisado la ONG.

"Los medios de vida de una gran parte de la población del centro de Malí dependen del trabajo realizado durante la temporada de lluvias. Dejar a los civiles, incluidos los agricultores, sin protección ante estos brutales ataques podría causar una crisis humanitaria", ha subrayado el investigador de África Occidental para AI, Ousmane Diallo.

"Los ataques deliberados contra civiles son crímenes de guerra y no pueden tolerarse. Las autoridades de Malí deben investigar estos asesinatos y enjuiciar a los presuntos autores, para que las víctimas obtengan justicia", ha pedido.

"También deben respetar su compromiso de luchar contra la impunidad y garantizar que los condenados por abusos contra los Derechos Humanos cometidos en el país sean castigados adecuadamente", ha remarcado.

La ONG ha pedido investigar los ataques que tuvieron lugar el pasado 1 de julio en el distrito de Bankass, situado en la región central de Mopti, en los que 32 personas fueron asesinadas en diferentes aldeas que forman parte de las comunas de Tori y Diallassagou.

De acuerdo con los testimonios a los que ha tenido acceso Amnistía, los asaltantes se hicieron con el ganado y las motocicletas de las aldeas que atacaron.

"Los asaltantes llegaron en convoy. Había docenas de motocicletas y camionetas. Pensamos que era el Ejército porque algunos de los hombres vestían el uniforme militar", ha relatado para Amnistía Internacional uno de los supervivientes del ataque a la aldea de Gouari.

"Primero fueron recibidos por las personas que trabajaban en los campos pero, al ingresar a la aldea, comenzaron a dispararles. Algunos aldeanos respondieron disparando, pero la mayoría fueron asesinados y otros huyeron".

En su relato también ha denunciado la ausencia del Ejército antes y después del ataque e incluso cuando al día siguiente los asaltantes regresaron a la aldea para incendiarla.

Por su parte, el alcalde de la comuna de Diallassagou, Amadou Guindo, ha contado a la ONG que, el año pasado, muchos agricultores decidieron no sembrar sus campos debido a la persistencia de estos ataques, por lo que pedido el regreso del Ejército y la Gendarmería, ausentes, ha denunciado, desde enero.

La seguridad en Bankass ha empeorado en los últimos años, tal y como ha señalado la ONG, debido al incremento en la región de la presencia de bandas criminales, como el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes, o las milicias de la etnia dogon Dan Na Ambassagou, además de las violaciones que en ocasiones cometen las propias fuerzas de seguridad de Malí.

Estos últimos ataques se produjeron un día después de la renovación del mandato de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), en la que se requirió a las autoridades del país africano a seguir persiguiendo y castigando a aquellos autores de violaciones contra los Derechos Humanos.

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible