Ir al contenido principal

Europa lucha para atajar con rapidez los rebrotes de la COVID-19

1000x563_cmsv2_123d0ffd-35b6-5163-b6f4-b

Europa teme una segunda ola de la pandemia y está tomando medidas para controlar rápido los brotes.

La actividad diaria se ha reanudado en Lisboa pese al cierre parcial de algunos barrios. En unas semanas, Portugal se ha convertido en el segundo país de Europa con más contagios por habitante, solo superado por Suecia. Más de dos tercios de los nuevos contagios se concentran en la capital.

El Ejército italiano en Mondragone

En Italia, uno de los mayores focos se encuentra en Mondragone, cerca de Nápoles, donde se han registrado 49 positivos, la mayoría trabajadores búlgaros. El Ejército ha tenido que desplegarse porque muchos de los infectados seguían saliendo a la calle. Trece de ellos lograron burlar el perímetro de seguridad y se encuentran en paradero desconocido.

La pandemia no está bajo control en Europa

Todos estos brotres demuestran que la COVID-19 no está bajo control en Europa. Los expertos esperan una segunda ola, como un virus estacional.

"¿Estamos en una ola regresiva en Europa? No es del todo exacto. Sobre todo, estamos lidiando, incluso dentro de Europa, con una dinámica, que es una dinámica de mosaico, con mosaicos regionales, mosaicos nacionales... Y no estamos, en mi opinión, en condiciones de decir que estamos controlando el coronavirus a nivel europeo", señala Vincent Marechal, profesor de virología, Centro de Investigación Saint Antoine (Inserm).

"Cuando hablamos de una segunda ola, estamos más en la hipótesis del mismo virus, que eventualmente regresaría de manera estacional. Entonces, ¿por qué decimos eso? Porque comparamos mucho la pandemia que estamos identificando hoy con la que vimos con la gripe", explica Marechal.

En España, preocupa el foco de Huesca

En España, uno de los brotes que más preocupa está en la provincia aragonesa de Huesca, en el noreste. El foco surgió en una explotación agrícola, donde trabajan decenas de temporeros. Varias comarcas se han visto obligadas a retroceder a la la fase dos.

Para detectar posibles nuevos casos y evitar la propagación del virus, la pequeña ciudad de Fraga ha puesto en marcha alojamientos temporales para medio centenar de trabajadores inmigrantes, que habían estado durmiendo en la calle.

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible