Ir al contenido principal

“Vinieron a matar a las madres”

MSF: "El ataque a nuestra maternidad en Kabul, en Afganistán, fue deliberado con el único propósito de asesinar a sangre fría a las mamás. Los disparos y explosiones duraron cuatro eternas horas y mataron a 24 personas: entre ellas, 11 madres, dos niños y nuestra compañera matrona".





Tres días después del ataque al hospital Dashte Barchi en Kabul, ha quedado claro que lo que sucedió allí el 12 de mayo fue un ataque deliberado a una hospital de maternidad con el propósito de matar a sangre fría a las madres.

"Volví un día después del ataque y, lo que vi en la maternidad demuestra que fue un tiroteo sistemático contra las madres que allí se encontraban", asevera Frederic Bonnot, coordinador de nuestros proyectos en Afganistán. “Pasaron por las habitaciones de la maternidad, disparando a las mujeres mientras ellas estaban en sus camas. Fue metódico. Las paredes están salpicadas de balas, había sangre en el suelo de las habitaciones, vehículos quemados y ventanas con disparos".

Las cifras oficiales indican que 24 personas murieron y al menos 20 más resultaron heridas, la mayoría de ellas, pacientes. Médicos Sin Fronteras hemos apoyando esta instalación durante los últimos seis años y podemos confirmar que 26 madres se encontraban hospitalizadas al momento del ataque, y que 10 lograron encontrar refugio en habitaciones seguras junto con muchos trabajadores sanitarios.

Ninguna de las 16 madres que permanecieron expuestas al ataque se salvó: 11 fueron asesinadas, tres de ellas en la sala de partos con sus bebés no nacidos y otras cinco resultaron heridas. Entre los muertos hay dos niños y una de nuestras compañeras y comadronas afganas. Dos bebés recién nacidos resultaron heridos, uno de ellos fue trasladado a otro hospital para una cirugía de urgencia tras un disparo en la pierna, al igual tres de nuestros colegas locales.

Los atacantes, cuyo número aún se desconoce, irrumpieron en el hospital por la puerta principal poco después de las 10 de la mañana. Había otros edificios y salas más cerca de la entrada pero, según nos ha informado nuestro personal presente en el momento del ataque, los asaltantes se trasladaron directamente a la sala de maternidad que apoyamos. Lo que siguió fueron cuatro horas de infierno, lo que duró el ataque, mientras que los pacientes y el personal buscaron refugio.

"Durante el ataque, desde la habitación segura escuchamos disparos por todas partes y explosiones también", explica Frederic Bonnot. "Es impactante. Sabemos que este área ha sufrido ataques en el pasado, pero nadie podía creer que atacarían a una maternidad. Vinieron a matar a las madres”.

102 integrantes de nuestro personal nacional estaban trabajando junto trabajadores del personal internacional. Durante el caos del ataque, el conteo de los pacientes y el personal presente en el hospital se volvió extremadamente difícil, ya que las personas corrían por su seguridad y muchos otros fueron remitidos rápidamente a otros hospitales. "Este país está, tristemente, acostumbrado a presenciar eventos horribles", lamenta Bonnot. "Pero no hay palabras para describir lo que sucedió el martes".

Maternidad de Dasht-e-Barchi el 10 de diciembre de 2019

Maternidad de Dasht-e-Barchi el 10 de diciembre de 2019. © Sandra Calligaro



MSF comenzó a trabajar en Afganistán en 1980, pero se ausentó del país entre 2004 y 2009 después del asesinato de cinco de sus empleados en la provincia de Badghis. En 2019, contaba con siete proyectos en seis provincias del país y realizó más de 100.000 consultas externas, asistió más de 60.000 partos y realizó casi 10.000 intervenciones quirúrgicas. 

#NotATarget #NoSonUnObjetivo

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible