Ir al contenido principal

MSF: La COVID-19 amenaza a Ucrania, que ya sufre un conflicto armado

MSF318241.jpg%3Fd63724394778?itok=Z9qkaJ

Con un sistema de salud muy débil a causa de las hostilidades y una grave falta de personal médico, Ucrania no está capacitada para plantar cara a la pandemia de coronavirus.



Respondemos a la COVID-19 en el este, la zona más afectada por el conflicto del país.

Ucrania es el único país europeo que actualmente sufre un conflicto armado. Sobre todo en el este del país, el sistema de salud está bajo una gran presión, y las hostilidades esporádicas han dejado a muchas personas luchando por acceder a la atención médica.

Ahora, la propagación de la COVID-19 amenaza con abrumar aún más la capacidad de atención médica de Ucrania. El país también sufre una escasez de personal paralizante, con alrededor del 25% de sus médicos ahora en edad de jubilación.

La falta de equipos médicos y de protección personal solo socava la capacidad limitada de Ucrania para responder a la pandemia de COVID-19. También preocupa mucho que casi el 20% de los ucranianos con infecciones confirmadas son trabajadores de la salud; 19 de ellos murieron y alrededor de 2.000 siguen enfermos o convalecientes.

Además, las altas tasas de enfermedades crónicas hacen que el este de Ucrania sea particularmente vulnerable a COVID-19.

Tras haber brindado atención médica a las comunidades afectadas por el conflicto durante algunos años, ahora estamos apoyando al Ministerio de Salud de Ucrania con el objetivo de responder a COVID-19 en las regiones de Donetsk y Zhytomyr.

Nuestros equipos brindan atención domiciliaria a personas vulnerables que viven cerca de la zona de conflicto para reducir la carga sobre las pocas estructuras de salud que permanecen abiertas en la región. Tenemos dos equipos móviles en Mariinka, en la región de Donetsk, para reforzar los servicios de salud y proteger al personal anciano del Ministerio de Salud de la exposición al COVID-19.

Nuestros equipos brindan seguimiento de contactos, detección y atención domiciliaria para personas con síntomas leves. También remiten a pacientes que requieren hospitalización y ayudan a recolectar muestras para la prueba de COVID-19 en laboratorios designados por el Ministerio de Salud.

Estamos reforzando también la capacidad del personal del Ministerio de Salud. Hasta ahora, casi 170 trabajadores de la salud en Donetsk y Zhytomyr han recibido capacitación sobre el uso adecuado de equipos de protección, prevención y control de infecciones, sobre cómo gestionar el flujo de pacientes a través de triaje, detección y aislamiento, y sobre gestión segura de residuos.

La atención psicológica para el personal médico, los pacientes y la comunidad también está disponible a través de líneas directas para abordar el estrés acumulativo del conflicto y el confinamiento.

“Algunos de los pacientes que visitamos para brindar atención domiciliaria escuchan las hostilidades del conflicto todos los días, viven en casas dañadas ... Recuerdo a una familia joven con cuatro hijos en una casa donde las puertas y ventanas rotas no cierran", explica nuestra doctora de MSF, Olga Taushan.

Seguridad para los trabajadores de la salud

“Hemos visitado alrededor de un tercio de las instalaciones designadas para tratar pacientes con COVID-19 en la región de Zhytomyr. Los trabajadores de la salud están bastante motivados a pesar de los desafíos que enfrentan en el tratamiento de pacientes. Las instalaciones han tardado en implementar medidas de control de infecciones, y todavía hay problemas con el uso correcto del equipo de protección personal", comenta Marve Duka, especialista médica de nuestro proyecto.

“Si no saben cómo ponerse y quitarse su equipo de protección o configurar adecuadamente las áreas de detección, triaje y aislamiento, por ejemplo, el personal puede infectarse, contagiarse e infectar pacientes en otras áreas del hospital", subraya.

Altas tasas de infección y enfermedades crónicas

Ucrania se encuentra entre los países con la tasa más alta de tuberculosis multirresistente en el mundo, así como de hepatitis C, VIH, trastorno por consumo de alcohol, obesidad, trastornos cardiovasculares y diabetes. Todos ellos son son factores que parecen aumentar el riesgo de que las personas que contraen COVID-19 desarrollen síntomas graves. En este país, todos nuestros pacientes pertenecen a uno de estos grupos y, por ello, es nuestra prioridad seguir atendiéndoles.

En esta línea, estamos asegurando el suministro de medicamentos durante el período de cuarentena, compartiendo información sobre cómo prevenir la COVID-19 y ofreciendo a nuestros pacientes apoyo psicosocial, principalmente por teléfono. Estamos tratando a casi 170 pacientes con tuberculosis multirresistente y seguimos inscribiendo una media de cuatro pacientes por semana en el programa de tratamiento, justo antes de la pandemia. En Sievierodonetsk, continuamos donando medicamentos al programa local de VIH para tratar una variedad de infecciones.

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible