Ir al contenido principal

Portuguesas y portugueses, con mascarilla en supermercados y transportes públicos





Lisboa, 13 abr (EFE).- Las autoridades sanitarias portuguesas recomendaron hoy el uso masivo de mascarillas en espacios cerrados, como supermercados o transportes públicos, mientras la curva de contagios por Covid-19 en el país se estabiliza y crecen las voces de los empresarios para retomar la "normalidad" progresivamente.





Portugal suma 535 fallecidos y casi 17.000 positivos de Covid-19, un 2,1 % más que el domingo, la tasa más baja de aumento de los contagios desde que se detectó el brote en el país.



Las cifras sobre el impacto de la pandemia fueron anunciadas hoy por la ministra de Salud, Marta Temido, quien subrayó que, desde el 1 de marzo, se han realizado 179.000 test y avanzó que la intención del Ejecutivo es continuar con las pruebas diagnósticas masivas.



Temido anunció también que las autoridades sanitarias recomiendan ahora el uso generalizado de máscaras en espacios cerrados y con elevado número de personas -supermercados, transportes públicos-, en medio de una polémica abierta hace días en Portugal.



"Es una medida adicional y complementaria a las medidas ya conocidas", como lavarse las manos y mantener la distancia de seguridad, subrayó la ministra.



La Dirección General de Salud indicó hoy que las mascarillas utilizadas por la población en general pueden ser hechas de algodón y, aunque no sean certificadas, "no hay contraindicaciones" para su uso.



El Gobierno había mantenido hasta ahora que, tal como apunta la Organización Mundial de la Salud, las máscaras pueden "dar una falsa sensación de seguridad", mientras que el movimiento #MáscaraParaTodos y el Sindicato de la Orden de Médicos recomendaban su utilización generalizada.



Mientras la autoridades muestran un moderado optimismo por la evolución de la curva del Covid, 167 personalidades del mundo de la empresa, la universidad y la Salud defienden, en una carta dirigida al presidente luso, Marcelo Rebelo, y al primer ministro, el socialista António Costa, el levantamiento progresivo del confinamiento y el retorno a la "normalidad".



Piden que, con las debidas "garantías de salud pública, y en consonancia con la opinión de los especialistas, el estado de emergencia se levante gradualmente".



Se inspiran en países como Japón, Singapur o Corea del Sur, que "muestran que es posible, con medidas de contención muy rigurosas, mantener la economía en funcionamiento y al mismo tiempo contener la propagación del virus".



"No es posible suspender la actividad económica hasta que no exista ningún riesgo de contagio. Nuestro modelo de sociedad no soportaría una espera tan prolongada", señalan.



No obstante, admiten, sería una "inconsciencia" retomar la actividad sin garantías de que no habrá un rebrote a corto o medio plazo.



Entre los firmantes, figuran António Saraiva, de la Confederación Empresarial de Portugal; Carlos Silva, del sindicato UGT; Alexandre Fonseca, el presidente de Altice Portugal, y Miguel Almeida, el presidente de Nos.

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible