Ir al contenido principal

No puede haber desarrollo sostenible ni paz sin las mujeres

Amina J. Mohammed habló a los medios de la capital, Port Moresby, durante el lanzamiento nacional de Spotlight, una iniciativa de la Unión Europea y la ONU para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas antes para 2030.

La ONU estima que si bien una de cada tres mujeres en todo el mundo se ve afectada por la violencia en su vida, el número podría duplicarse en la nación insular del Pacífico.

Al describir estas tasas como "astronómicas", Mohammed subrayó el compromiso de la ONU de trabajar con el Gobierno, los socios y las organizaciones cívicas y religiosas para ayudar a cambiar las actitudes que sugieren que la violencia y el abuso son aceptables.

"No podemos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la agenda global para las personas, el planeta y la prosperidad, si no incluimos a la mitad de nuestra población", afirmó Mohammed.

"No podemos decir que hemos logrado la paz si la mitad de nuestras comunidades viven con miedo, inseguridad y sin dignidad", agregò.

image1170x530cropped.jpg

Amina Mohammed, vicesecretaria general de la ONU, durante el lanzamiento de la iniciativa Spotlight en Papua Nueva Guinea.

En el camino hacia la igualdad de género

La vicesecretaria formó parte de una delegación de tres mujeres de la ONU en Papua Nueva Guinea que, debido a su ubicación geográfica, fue uno de los primeros países en recibir el Día Internacional de la Mujer.

Junto a sus colegas Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA, y la enviada de la ONU para la juventud Jayathma Wickramanayake, asistió a una marcha matutina por la igualdad de género junto al Gobernador de Port Moresby, Powes Parkop, y decenas de residentes.

El equipo de la ONU también vio cómo la Iniciativa Spotlight apoyará proyectos locales que ya están en el terreno, como el autobús Meri Seif ("Mujer segura") que proporciona transporte para mujeres y niñas en la capital.

Mohammed dirigió una ceremonia oficial para el Día Internacional, durante la cual elogió la diversidad de Papua Nueva Guinea: tanto en su gente como en su entorno natural.

Ella habló de sus reuniones con personas de todos los niveles: desde representantes del gobierno y de la sociedad civil, hasta mujeres líderes, vendedoras del mercado y jóvenes.

En conversaciones con mujeres de todas las regiones del país, Mohammed fue testigo de cómo la violencia, la inseguridad y los conflictos han afectado a sus comunidades, pero también cómo estas mujeres están trabajando para construir la paz.

“Un hilo común a lo largo de estas interacciones fue la urgencia de empoderar a las mujeres; en posiciones de liderazgo, fuera de la pobreza y lejos de ser abusadas ", dijo.

También señaló sobre la necesidad de seguir avanzando en la representación política de las mujeres, ya que solo ha habido siete mujeres elegidas a puestos políticos del país desde la independencia en 1975.

“No es posible construir una nación con solo la mitad de nuestros recursos. Y no es posible desarrollar políticas y legislación que se ajuste a las necesidades de todos los ciudadanos cuando la mitad del país no está representada ", enfatizó.

Mohammed informó sobre signos de esperanza que presenció  como el compromiso del Gobierno de abordar la violencia de género, incluso  elevando el tema en el Parlamento y estableciendo una gama de servicios de protección para mujeres y niñas.

Además, los jóvenes en Papua Nueva Guinea también quieren ver cambios, dijo.

"A través de ellos podemos lograr un cambio en una generación, y darnos cuenta de un cambio de las normas que aceptan la violencia y el daño hacia una ética de cuidado, respeto y una mayor cohesión social".

Comentarios

Justicia climática para África







OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible