Ir al contenido principal

Estados Unidos, Israel y los TPO

AI: Funesto “acuerdo de paz” agravaría las violaciones del derecho internacional y consagraría la impunidad

gettyimages-1202311252.jpg?center=0.3341

El funesto conjunto de propuestas de la administración Trump, que violan el derecho internacional y despojan aún más de sus derechos a la población palestina, constituyen una guía para continuar con el sufrimiento y los abusos en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados (TPO), ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

La organización ha instado a la comunidad internacional a rechazar las medidas contrarias al derecho internacional que contiene el denominado “acuerdo del siglo” del presidente Donald Trump. Entre ellas figuran la extensión formal de la soberanía israelí al valle del Jordán y la gran mayoría de los asentamientos del resto de la Cisjordania ocupada a cambio de tierras que están actualmente dentro de Israel.

“Aunque la administración Trump ha destacado en el acuerdo el principio de intercambio de tierras, no nos equivoquemos: lo que propone es una mayor anexión de territorio palestino, que viola de manera flagrante el derecho internacional humanitario. Durante más de medio siglo de ocupación, Israel ha impuesto un sistema de discriminación institucionalizada de la población palestina bajo su gobierno, a la que niega derechos básicos y el acceso a recursos efectivos contra las violaciones del derecho internacional. El acuerdo supone aprobar estas políticas brutales e ilícitas”, ha manifestado Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia para Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional.

Los intercambios de tierra propuestos incluyen la transferencia potencial de zonas de Israel con un alto porcentaje de población palestina a un futuro Estado de Palestina. Esta propuesta suscita de por sí el temor de que los ciudadanos y ciudadanas palestinos de Israel en estas zonas queden marginados.

Durante más de medio siglo de ocupación, Israel ha impuesto un sistema de discriminación institucionalizada de la población palestina bajo su gobierno, a la que niega derechos básicos y el acceso a recursos efectivos contra las violaciones del derecho internacional. El acuerdo comporta la aprobación de estas políticas brutales e ilícitas.

Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África
Amnistía Internacional pide a la comunidad internacional que rechace las propuestas de anexión, contrarias al derecho internacional, y reitere la ilegalidad de los asentamientos israelíes de los territorios ocupados. Tales propuestas no cambiarán las obligaciones jurídicas contraídas por Israel, como potencia ocupante, en virtud del derecho internacional humanitario, según las cuales no debe privar a la población palestina de la protección garantizada en estos marcos jurídicos.

El acuerdo contiene también la propuesta de crear un “mecanismo de indemnización” para las personas refugiadas palestinas, en vez de reconocer su derecho a regresar. Con más de 5,2 millones de personas registradas en la actualidad, la población refugiada palestina es una de las mayores del mundo. Los palestinos y palestinas que huyeron de sus hogares o fueron expulsados de ellos en 1948, así como sus descendientes, tienen derecho a regresar, según el derecho internacional. Se trata de un derecho humano personal, que no puede cederse por concesiones políticas.

“Centenares de miles de personas refugiadas palestinas se hallan atrapadas en campos superpoblados más de 70 años después de que sus padres y madres o abuelos y abuelas se vieran obligados a salir de sus hogares. Esta propuesta hace caso omiso de los derechos de las personas refugiadas según el derecho internacional y del sufrimiento que llevan decenios padeciendo”, ha añadido Phillip Luther.

Por último, con el acuerdo se intenta menoscabar la justicia internacional poco después del anuncio, el mes pasado, de avances en el inicio de una investigación de la Corte Penal Internacional sobre la situación en los Territorios Palestinos Ocupados. Se insiste en él en que, durante las negociaciones, las autoridades palestinas no deben entablar «ninguna acción, y suspender todas las acciones pendientes, contra el Estado de Israel, Estados Unidos ni ninguno de sus ciudadanos y ciudadanas ante la Corte Penal Internacional, la Corte Internacional de Justicia ni ningún otro tribunal”.

En diciembre de 2019, la fiscal de la Corte Penal Internacional anunció que en un examen preliminar sobre Palestina se había determinado que se habían cometido crímenes de guerra en los Territorios Palestinos Ocupados y que debía iniciarse una investigación una vez confirmada la competencia territorial de la Corte.

Para lograr una paz justa y sostenible hace falta un plan que dé prioridad a los derechos humanos de las poblaciones palestina a israelí y que incluya justicia y reparación para las víctimas de crímenes de guerra y otras violaciones graves del derecho internacional. Este plan no sólo no cumple estos criterios fundamentales, sino que se pretende con él torpedear los esfuerzos que se están realizando en la actualidad para conseguir justicia para las poblaciones palestina e israelí.

Philip Luther, director de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África
También se exige en el plan a las autoridades palestinas que no emprendan “ninguna acción contra ciudadanos israelíes ni estadounidenses ante Interpol ni ningún sistema legal que no sea israelí o estadounidense (según proceda)”. Esta exigencia es un intento manifiesto de impedir a los palestinos y palestinas buscar justicia en los tribunales nacionales de terceros países que apliquen la jurisdicción universal, instrumento esencial de la justicia internacional.

“Para lograr una paz justa y sostenible hace falta un plan que dé prioridad a los derechos humanos de las poblaciones palestina a israelí y que incluya justicia y reparación para las víctimas de crímenes de guerra y otras violaciones graves del derecho internacional. Este plan no sólo no cumple estos criterios fundamentales, sino que se pretende con él torpedear los esfuerzos que se están realizando en la actualidad para conseguir justicia para las poblaciones palestina e israelí”, ha añadido Phillip Luther.

Información complementaria

El presidente Trump ha presentado su “acuerdo de paz” hoy, en forma de propuesta de 180 páginas titulada Paz para la prosperidad y señalando que sería una “solución de dos Estados realista” a la que ya ha accedido a Israel en tanto que base para entablar negociaciones con el lado palestino. El plan se ha elaborado sin aportaciones de líderes de la población palestina.

Comentarios


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible